Una Introducción a la GERMANISCHE HEILKUNDE®

según el Dr. med. Ryke Geerd Hamer

Hechos en la Germanische Heilkunde®

El 11 de septiembre de 1998 se confirmó la verificación de la Germanische Heilkunde, realizada el 8 y 9 de septiembre, por la Universidad de Trnava (Eslovaquia). 

La Germanische Heilkunde® que está compuesta por 5 Leyes Biológicas Naturales, sin hipótesis adicionales, y que se aplica por igual  a personas, a animales o a plantas,  es tan clara y lógicamente coherente, que , como se está viendo ahora,  fácilmente podría haber sido comprobada de forma honesta y concienzudamente en cualquier caso patógeno, y por supuesto debería de haber sido comprobada, si sólo se hubiera querido.

Si se desea reproducir cualquier caso clínico según las Leyes Biológicas de la Germanische Heilkunde®,  en principio se trata de algo muy simple: Existen tres niveles (psique, cerebro, órgano), que transcurren sincronizados entre sí y toda enfermedad muestra dos fases, esto es, siempre que se resuelva un conflicto.  Existen dos fases de enfermedead, la fase simpaticotonía, es decir, la fase activa del conflicto que prosigue la normalidad y finalmente, la fase vagotónica, que es la fase de curación del conflicto resuelto, que acaba con la fase de re-normalización.

De modo que no sólo tenemos en total 4 secciones en cada uno de los 3 niveles, sino también 3 puntos distintivos: DHS, CL y crisis epiléptica con 3 niveles cada uno, que son por lo tanto 21 criterios que, según las 5 Leyes Biológicas de la Naturaleza se pueden interrogar, cada uno por separado.

Pero como las 5 Leyes Biológicas de la Naturaleza contienen en su conjunto al menos 6 criterios, entre ellos los histológicos, los cerebral-topográficos, los órgano-topográficos, los conflictivo-colorativos y los microbiológicos, se llega -si se pudiesen examinar a fondo los 3 niveles- a 126 hechos verificables y reproducibles para un solo caso.

Es sumamente imposible que un solo caso por casualidad muestre estos 126 hechos reproducibles, porque se podría escoger al azar uno cualquiera de millones de casos. Si un paciente sólo padece dos enfermedades, que tal vez se desarrollan parcialmente en paralelo o sucesivamente, entonces los hechos reproducibles ya sumarían a 252. Por lo que la probabilidad de que solo se trate de una casualidad está astronómicamente lejos de lo posible.

Un criterio extremamente importante en el cálculo es que la localización de los focos de Hamer en el cerebro está predestinada. Esto significa que la posición del relé (uno de varios cientos de relés posibles) se conoce de antemano. Y este relé, en el llamado caso de la enfermedad del Foco de Hamer, debe tener ahora exactamente la formación que pertenece a la fase correspondiente.

Sin embargo, la mayoría de los pacientes tienen varias enfermedades de cáncer o parálisis, diabetes o similares y para cada una de las llamadas enfermedades, es decir el Programa Biológico Especial con Sentido (SBS), otra vez deben cumplirse todos los criterios!

Pero también el conflicto biológico determina en el momento de DHS, tanto la localización del SBS en el cerebro (con los llamados Focos de Hamer), como la localización del órgano afectado en forma de cáncer o equivalente al cáncer. Y del mismo modo, también se determina en el momento del DHS, el contenido del conflicto biológico, la localización en el cerebro y la localización en el órgano. El conflicto biológico ha impactado a la vez y en el mismo segundo, en los 3 niveles y es allí donde es detectable, visible y calculable!

Durante el reconocimiento no pueden negar ni el paciente ni el médico, la existencia del DHS; siempre que sepan lo que es un DHS. A más tardar, en la Tomografía Computarizada (TAC) del cerebro, no se podrá ya ignorar la imagen de una Diana reciente. Además, en el momento del DHS en el órgano también van creciendo o disminuyendo nuevas células, formándose úlceras o huecos.

El número de pacientes que se desea examinar  no tiene mucha importancia, ya que tan solo con 2 pacientes, teniendo cada uno de ellos 3 o 4 de la llamadas enfermedades (SBS)  e interrogando un total de 600-800 hechos, tenemos un sin fin de probabilidades para comprobar la exactitud de la Germanische Heilkunde®. 

Como es sabido, en la llamada ciencia médica, uno de los medios o métodos para obtener hechos es también la recopilación y evaluación de estadísticas. Mientras que se sumen hechos, la estadística es considerada legal..  Pero cuando hay que relacionar estadísticamente hechos de diferentes series, el asunto se vuelve defectuoso. Hasta ahora, las estadísticas solo eran un resumen numérico de hechos, y las supuestas causas se han añadido estadísticamente. 

Desde la retrospectiva, todas las estadísticas de la “ciencia médica” tenían el defecto de haberse ocupado sólo del nivel orgánico, y también allí no se tuvo en cuenta la ley  de la naturaleza  bifásica de las enfermedades, por falta de  un conocimiento de estas conexiones; asimismo no se tuvo en cuenta el nivel psíquico y el cerebral, ni tampoco la lateralidad - zurdo  o diestro.

Adamás, las estadísticas  relativas a los tratamientos carcinógenos se han  elaborado, por regla general,   utilizando experimentos con animales. En estos experimentos se ignoró la psique y la inteligencia de los animales. Nunca se pregunto, por ignorancia, por el código cerebral biológico específico y de la especie del animal, ni siquiera se miró hacia la sociobiología de su comportamiento natural.

Lo que distingue positivamente a la Germanische Heilkunde® de la medicina convencional, es una mayor sensibilidad para reconocer la diferencia entre los hechos puros y la interpretación de los mismos, que en sentido estricto ya  no son hechos, sino que inicialmente solo fueron hipótesis de trabajo, que a menudo tienen la apariencia de ser hechos. Esto también afecta al  campo diagnóstico, ya que aquí también existe una separación estricta y ordenada de los hechos, frente a la interpretación y la evaluación de determinadas hipótesis de la medicina convencional.

Por lo tanto, si un diagnóstico dice: “Metástasis”, implica de inmediato una hipótesis no probada, incluso falsa. Cualquier segundo carcinoma encontrado es decir tumores hijos, son del carcinoma  primario. El hecho de que exista un segundo o hasta un tercer tumor, no se discute, al menos en principio, sino la evaluación de este hecho incontestable.

También los marcadores tumorales son hechos, que no se niegan como tales. Solo tiene un inconveniente, esto es, que la mayoría carecen del nombre correcto, lo cual  significa, a su vez, que los hechos ya han sido cargados de diagnósticos evaluativos

Existen marcadores tumorales no específicos, más o menos específicos y específicos. La palabra “marcador” se puede aceptar sin reparo. En principio se podrían encontrar en cada proceso de crecimiento del cáncer o en cada fase de curación de cualquier cáncer estos marcadores no  específicos y específicos. El menos específico de todos, es aquel que marca la velocidad de la sedimentación de los glóbulos (BGS = BKS).

Ahora bien, en la medicina precedente no se sabía diferenciar entre una fase activa de conflicto y una fase curativa de enfermedad. Y mucho menos se sabía que existe un sentido biológico, que se encuentra en una de estas dos fases. Así que se desarrollaron marcadores, que marcaban muy alto en la fase conflicto-activa y otros que solo marcaban muy alto en la fase curativa. Los unos coincidían con los órganos controlados por el tronco cerebral, los otros con los órganos dirigidos por el córtex. De esta manera se convirtieron hechos correctos en diagnósticos falsos o al menos confusos, ya que en principio a todos los marcadores de las fases curativas también se les puede llamar marcadores vitales.

Según la Germanische Heilkunde® debería aprenderse de nuevo a evaluar a todos los marcadores y además, teniendo en cuenta el sentido, ya que como hechos son incuestionables. Tenemos que ordenarlos según sus hojas embrionarias y según su trayectoria en ambas fases. Entonces es cuando nos pueden servir y cuando no causarán más pánico en los pacientes.

Así que  no es asombroso - si se ha prestado atención hasta aquí - reconocer que yo he encontrado 5 Leyes Biológicas, usando la manera más exacta y más biológica para reproducir los hechos y en base a este descubrimiento he desarrollado un método nuevo de terapia. Esto significa para el paciente, que para la evaluación de un diagnóstico, necesitará tanto los resultados del laboratorio, como los diagnósticos de métodos de imagen (TAC, MRI [imagen por resonancia magnética]) …etc.

En la terapia, que consiste en primer lugar en solucionar el conflicto, el paciente podrá comprobar el desarrollo en sí mismo, lo cual precisamente le tranquilizará y le ayudará a salir del pánico.

En la verificación de un sistema científico con sólo 5 leyes biológicas de la naturaleza y sin una sola hipótesis, la terapia, cuyo jefe en este caso es el propio paciente, está incluida en el sistema.

Pues eso es lo especial en un sistema científicamente reproducible, que ya se puede calcular el curso con cierta probabilidad (bajo la condición de que no se produzcan nuevos conflictos biológicos o recurrencias de conflictos).

Por lo tanto, el curso de la terapia es prácticamente parte del sistema probado. Puede que esto parezca totalmente injustificado para quien solo juzgue el aspecto prioritario y no tenga en cuenta la amplitud de los hechos conseguidos científicamente de forma natural y empírica -aquellos que forman la base para la terapia de la Germanische Heilkunde®. Al observarlo más detalladamente, resulta que se descubre que existía una falta de conocimiento sobre las coherencias reales. Porque en la cognición de la Germanische Heilkunde® no se trata de opiniones propias e intolerantes en el sentido social, sino de leyes naturales, redescubiertas y reconocidas por el Dr. Hamer, que existen y funcionan día a día, aun en ausencia del Dr. Hamer, a pesar de dar disgusto  a mucho críticos.

Precisamente es la medicina científica,  cual se agarra tanto a su supuesto carácter científico, la que se tendrá que  preguntar poco a poco, si acaso ha ido abandonando ya hace tiempo el camino hacía las ciencias naturales, habiendo comenzado a tomar caminos como p.eje. en la terapia del cáncer - a pesar de demostrarse en las estadísticas la insuficiencia de tales terapias - y que ahora no  es capaz  de abandonar, o de cambiarla, si no que se impone dogmáticamente y sin base científica natural!?

Es evidente que la medicina científica con su obsesión, ha pasado por alto el otro punto de vista del Dr. Hamer sobre el cáncer (p.eje. el origen, la terapia). No han tenido en cuenta, que el Dr. Hamer en realidad lo que hace es conectar la biología con la medicina, la cual incluye desde hace mucho todos los seres vivos (animales y plantas).

Con esta dimensión de conocimiento parece irrelevante indicar que el Dr. Hamer, quien en realidad critica la oncología, no tiene nada en contra de los avances de la medicina de urgencias o de accidentes: la anatomía; la cirugía (a excepción de ciertas indicaciones quirúrgicas del cáncer); la medicina de urgencias; la patología (a excepción de las conclusiones diagnósticas “maligno”/"benigno"); los diagnósticos de la medicina interna: es decir todos los diagnósticos de especialistas de todas las disciplinas de la medicina; como TAC; radiología; balneología; bioquímica; química fisiológica y biología humana.

Para poder comprender correctamente las 5 Leyes Biológicas de la Germanische Heilkunde® y todas sus consecuencias como diagnósticos, terapéuticas y generalmente las consecuencias humanas, es indispensable tener un sistema inminente para pensar y coo-pensar.

Precisamente esto de coo-pensar ha sido algo que la medicina científica lleva negando hasta hoy. Además hay que mencionar, que justamente el hecho de que en la medicina por primera vez se han reconocido estas leyes naturales y fundamentales (como ocurrió ya en otras ciencias naturales), ¡la medicina científica por primera vez tendría la oportunidad de convertirse en una ciencia natural verdaderamente real !

Copyright by Dr. med. Ryke Geerd Hamer