Descubridor y Maestro de la  GERMANISCHEN HEILKUNDE®

Dr. med. Ryke Geerd Hamer

Dr. med. Ryke Geerd Hamer

El Dr. Ryke Geerd Hamer nació el 17 de mayo de 1935, en en Mettmann (Düsseldorf), pero creció en Friesland (Frisia).  Fue el tercero de 6 varones en una época que le hizo conocer en su infancia el horror de la destrucción sinsentido y el  asesinato brutal de miles de personas. Él mismo escribió: "Fue un auténtico horror".

A los 18 años terminó sus estudios superiores y comenzó a estudiar medicina y teología evangélica, así como física en Tübingen (Tubinga), donde conoció a su futura esposa, Sigrid Oldenburg, también estudiante de medicina.

Con 20 años aprobó el pre-examen de médico. Un año después se casó en Erlangen. Y a la edad de 22 años se licenció en teología. 

La joven familia tuvo primero una hija y después a su hijo DIRK,  que iba a desempeñar un papel extraordinario. Después tuvieron dos hijos más.

A los 24 años aprobó el examen estatal de medicina en Marburg. Tras dos años de trabajo como asistente, obtuvo la licencia para ejercer la medicina y su doctorado. 

Pasó algunos años trabajando en las clínicas universitarias de Tübingen y Heidelberg.

En 1972 obtuvo el título de especialista en medicina interna. 
También trabajó durante un tiempo en una consulta junto con su esposa, la Dra. Sigrid Hamer.

Pero siempre le acompañó un hobby especial: Inventar.  
Así, inventó y patentó: 
- el bisturí Hamer de corte anti-traumático para la cirugía plástica, que corta 20 veces más que el filo de una cuchilla de afeitar, 
- una sierra especial para huesos, que ahora también se usa en la cirugía plástica, 
- una cama de masajes, que se ajusta automáticamente a los contornos del cuerpo, así como 
- un aparato para el diagnóstico transcutáneo de suero.  

En el año 1976, para el vigésimo aniversario de su compromiso, el Dr. Hamer compuso una canción para su esposa Sigrid, recordando los primeros días de su amor. Esta canción - "Mein Studentenmädchen" (Mi chica estudiante) - se convertiría décadas después en el mayor descubrimiento terapéutico de la Germanische Heilkunde®.

Hasta agosto de 1978 no había ocurrido nada especial en la vida de la familia Hamer.
El 18 de agosto de 1978, a las 3 de la madrugada, ocurrió algo terrible: un enloquecido príncipe italiano, V.E. de Saboya, disparó,  frente a la isla de Cavallo,  a su hijo Dirk, que dormía en un barco, ajeno de todo.
Casi 4 meses duró la agonía de su hijo. Día y noche velaba el padre junto a su cama.

El 7 de diciembre 1978, falleció Dirk en sus brazos. 

Tres años más tarde, pudo comprender que su cáncer testicular tuvo como origen el conflicto de pérdida sufrido con la muerte de su hijo. El Dr. Hamer denominó DHS (Síndrome de Dirk Hamer) este tipo de experiencia capaz de desencadenar la aparición de un cáncer: un shock biológico conflictivo totalmente inesperado que nos sorprende a contrapié. 

El Dr. Hamer consideró la Germanische Heilkunde como el legado de su hijo muerto DIRK.

"Considero el descubrimiento de la causa del cáncer como el legado de mi hijo DIRK. ¡Y así debe quedar!"

La inesperada muerte de su querido hijo Dirk cambió por completo la vida del Dr. Ryke Geerd Hamer y su familia y supuso, al mismo tiempo, el nacimiento del mayor descubrimiento de la historia de la humanidad.

Comprendió inmediatamente las consecuencias de su descubrimiento  y se mantuvo fiel a sus principios. 
Comenzó así una lucha que le acompañó, día a día, durante el resto de su vida. Una situación contradictoria y absurda que sólo se puede entender si se tiene el valor de mirar el miserable estado de nuestra sociedad.
Una persona que aporta a la humanidad el descubrimiento decisivo que señala el camino hacia una verdadera sociedad humanista y, por tanto, orientada a la naturaleza, que no se basa en ninguna utopía filosófica sino en leyes de la naturaleza comprensibles y verificables, es prácticamente ignorada por toda la sociedad y brutalmente perseguida por las principales élites de poder.

Sobre esta problemática escribe muy detalladamente en su libro  "Einer gegen alle" (uno contra todos) .

Este brutal enfrentamiento no deja a nadie indemne. Tensiona y destruye las relaciones familiares, amistades, siembra la duda y realmente abruma a cualquiera. Sólo unos pocos pueden sobrevivir a una lucha tan dura por la existencia durante muchos años y cumplir con firmeza el legado que la vida les ha entregado. Con el Dr. Ryke Geerd Hamer se nos concedió conocer una persona así.

Gracias a su descubrimiento,  que en un principio el Dr. Hamer llamó  "Neue Medizin" (Nueva Medicina) y finalmente prefirió denominar "Germanische Heilkunde®",  por primera vez en la historia, la medicina se convertiría en una ciencia natural estricta.

Escribió sus primeros resultados en forma de habilitación (trabajo de investigación que se presenta a una universidad para obtener el cargo de catedrático) con el título "El síndrome de DIRK HAMER y la regla de hierro del cáncer", que presentó a la Universidad de Tubinga en octubre de 1981. Ese mismo año presentó su descubrimiento en la televisión italiana. 
En ese momento creía que el reconocimiento de la LEY DE HIERRO DEL CÁNCER sería inminente . Sin embargo, el trabajo del Dr. Hamer sobre la conexión existente entre la psique y el desarrollo del cáncer fue rechazado por la universidad sin examinar un solo caso, como se demostró posteriormente en los tribunales. Esto llevó a la grotesca situación de que la Universidad de Tubinga se negara a verificar su tesis de habilitación, ¡aduciendo oficialmente razones formales para su negativa! 

Tras la muerte de su hijo, el Dr. Hamer y su familia fueron constantemente acosados por abogados, agentes, detectives y otros emisarios de la Casa de Saboya.

En los años siguientes, el Dr. Hamer intentó una y otra vez establecer un hospital o un centro de tratamiento similar para poder aplicar sus descubrimientos en beneficio de los pacientes que sufrían. Sin embargo, sus intentos terminaban siendo bloqueados por las acciones turbias de sus enemigos.

En 1985, su esposa Sigrid, que a duras penas había podido sobreponerse a la pérdida de su hijo y que había sufrido el terror constante y agotador de los Saboya, falleció.

La caza de brujas alcanzó su punto culminante en 1986, cuando el Colegio de Médicos de Koblenz (Coblenza) inició un procedimiento contra el Dr. Hamer con el objetivo de retirarle la licencia para ejercer la medicina por "no abjurar de la Ley de Hierro del Cáncer" y "no convertirse a la medicina ortodoxa". El plan tuvo éxito y el Dr. Hamer fue inhabilitado (Tras el recuso de apelación interpuesto por el Dr. Hamer, en 1990 y tras sólo una sesión, el tribunal volvió a dictar la misma sentencia).

Así, en 1986 privaron al Dr. Hamer de la posibilidad de ocuparse de sus pacientes ¡Ni siquiera podía hablar con ellos!
Más tarde, el presidente del Tribunal Regional de Köln (Colonia) le aconsejó que que se reciclara (a los 57 años) y buscara una profesión que no tuviera nada que ver con la medicina.  Al prohibirle ejercer su profesión, querían impedir que continuara con su investigación, pero no lo consiguieron. El Dr. Hamer siguió investigando a pesar de unas circunstancias extremadamente difíciles.
Sin suficientes medios económicos, sin el equipamiento disponible en las instalaciones universitarias y sin ninguna ayuda administrativa, el Dr. Hamer tuvo grandes dificultades para conseguir las pruebas diagnósticas necesarias para continuar su trabajo de investigación.

En 1986, el tribunal ordenó a la Universidad de Tübingen cerrar el procedimiento de habilitación. En 1994, el Tribunal Administrativo de Mannheim ordenó a la Universidad de Tübingen, por dictamen judicial, que revisara la tesis del Dr. Hamer (algo excepcional en toda la historia de la Universidad de Tubinga). Transcurridos 13 años desde la presentación de la tesis de habilitación, seguía siendo muy improbable que la Universidad de Tübingen verificara la exactitud de la NUEVA MEDICINA en cualquier caso clínico tomado al azar. Y así, el 22 de abril de 1994, se anunció una decisión judicial:

“En relación al procedimiento de habilitación, no está prevista una verificación”. 

(Información detallada sobre el proceso de habilitación puede leerse en la biografía del propio Dr. Hamer “Einer gegen alle” (uno contra todos).

En 1987 el Dr. Hamer expuso su sistema compuesto por cuatro leyes naturales, obtenidas a partir de la observación de aprox. 10.000 casos clínicos, por las que se rigen todas las llamadas enfermedades. Estas cuatro leyes biológicas responden a criterios estrictamente científicos, y por ello la validez de estas leyes de la NUEVA MEDICINA (hoy Germanische Heilkunde®) puede comprobarse muy fácilmente. Varios comités nacionales e internacionales de catedráticos y médicos han verificado estas leyes en casos clínicos confirmándolo por escrito.

Para contrarrestar las constantes amenazas de ingreso forzoso en una psiquiatría, el Dr. Hamer, decidió en 1989 ofrecerse de forma voluntaria para un reconocimiento psiquiátrico por la Dra. Catherine Bataille de Longprey, una psiquiatra de la Universidad de Bruselas de gran integridad. Ella constató:

"...no puedo detectar ningún síntoma de paranoia en él. Sus explicaciones son lógicas y coherentes. Y aunque plantee una forma de diagnóstico y un tratamiento diferentes a los de la medicina convencional , fundamenta su conclusiones en análisis y en investigaciones realizadas en base a la embriología ortodoxa."

En 1990 el Dr. Hamer fundó el "Centro para la Nueva Medicina" en Burgau (Austria).

Se celebró una conferencia médica en Burgau, donde se discutieron 20 casos en presencia de 30 médicos de diferentes países. El resultado de este examen fue de nuevo una confirmación al 100% de la exactitud de la "Ley de Hierro del Cáncer".

En 1994 una quinta Ley Biológica de la Naturaleza se sumó a las cuatro ya existentes desde 1987: la llamada quintaesencia.

Fue en el año 1995, cuando el Dr. Hamer anunció oficialmente en televisión que no existe ni el SIDA ni el virus VIH. Al mismo tiempo, el caso "Olivia" fue explotado por los medios de comunicación y utilizado como distracción para desacreditar al Dr. Hamer y descalificar sus declaraciones sobre el SIDA y el VIH. Ver más en el programa "Brisant".

La persecución llegó a su punto máximo en 1997 cuando el Dr. Hamer fue detenido y encarcelado en Colonia. Aunque la acusación fue una farsa construida por sus enemigos permaneció en una celda durante nueve meses, tiempo que aprovechó para investigar el origen de los delitos y crímenes espontáneos según las 5 Leyes Biológicas de la Naturaleza y las reglas de la Germanische Heilkunde® (en aquel entonces NUEVA MEDICINA).

En 1998 el Dr. Hamer fue puesto en libertad (aunque sin licencia para ejercer), antes del término de la condena, pues la universidad de Trnava (Eslovaquia) se había comprometido llevar a cabo la verificación de la tesis presentada por él en el proceso de habilitación. Si el Dr. Hamer no conseguía superar esta verificación, la Universidad de Tubinga quedaría exenta de su obligación de probar la veracidad de los postulados de su trabajo de habilitación, obligación esquivada hasta ese momento. 

A pesar de que por primera vez las Leyes Biológicas descubiertas por el Dr. Hamer fueron verificadas por una universidad y de que esta verificación fue confirmada por escrito por los miembros del comité presente en dicha verificación, fue rechazado, como era de esperar, el reconocimiento correspondiente como profesor universitario. 

Poco después, el Dr. Hamer huyó a España.

(Sobre los acontecimientos en torno a la verificación y habilitación en Trnava, relata una amiga muy cercana del Dr. Hamer en su biografía personal).

Casi 7 años (1998 - 2004), vivió el Dr. Hamer en el exilio en España, donde continúo con su investigación y realizó numerosos seminarios.

En el año 2000, el Dr. Hamer conoció a su futura y segunda esposa, Bona Hamer (entonces, Bona García Ortín) que vivió y trabajó con él fiel y abnegadamente hasta su partida. 

El exilio en España terminó de repente en 2004, cuando el Dr. Hamer fue detenido de nuevo y deportado a Francia. Allí fue entregado a la justicia francesa. Una vez más, se celebró un juicio ilegal por un delito inventado. El Dr. Hamer fue condenado a 3 años de prisión.

En 2006, tras pasar un año y medio en la prisión francesa Fleury-Mérogis fue liberado y regresó a España donde continuó su trabajo de investigación y divulgación.

No habían pasado ni dos años, cuando el Dr. Hamer se vio obligado en 2007 a huir de nuevo, dejando atrás España, emigró a Sandefjord (Noruega) acompañado de su querida Bona. Pues a través de fuentes confidenciales, sabía que existía ya desde el 1 de enero de 2004 una Orden de Detención Europea contra él, por lo que era un riesgo seguir en España. La orden de Detención Europea no tenía fuerza judicial en Noruega. 

En los 10 años de su último exilio, el Dr. Hamer no dejó de trabajar e investigar. Unos años antes de que nos dejara para siempre, hizo un descubrimiento entre muchos otros, muy importante.

La canción de amor que el Dr. Hamer compuso para su mujer en 1976 con motivo de su vigésimo aniversario de compromiso, se convirtió en la mayor sensación terapéutica  de la Germanische Heilkunde®. Este descubrimiento lo publicó por primera vez en 2013, en el libro “Mein Studentenmädchen” (mi chica estudiante).

En sus últimos años, el genial médico e investigador Dr. Hamer vivió una verdadera avalancha de descubrimientos, que hizo necesario publicar una segunda edición del libro  “Mein Studentenmädchen”  en 2014 y otra segunda edición revisada en 2015.

El 2 de julio de 2017, a las 22:10 horas, falleció del Dr. Ryke Geerd Hamer en presencia de su siempre fiel Bona en Sandefjord/Noruega.

∗∗∗

Dr. med. Mag. theol. Ryke Geerd Hamer no sólo fue un médico apasionado con numerosos talentos, sino también una persona de buen corazón, un amante de los seres humanos y de los animales, generoso y compasivo. En realidad, todas las personas eran importantes para él,  pero sus pacientes tenían una importancia especial. Su casa estaba abierta a todo el mundo.

Muchos aún recordarán la familia Seebald,  perseguida por las autoridades. El Dr. Hamer fue el único que utilizó todos sus medios disponibles para ayudar a la familia Seebald, que posteriormente fue destruida por la medicina y la oficina de asistencia  juvenil. El Estado llegó a quitarle todos los hijos a la familia. (Muriel Seebald)

El Dr. Hamer nunca se negó a ayudar. Hasta el final, podías llamarle o reunirte con él siempre que necesitabas consejo o ayuda. Todos eran bienvenidos como participantes en sus seminarios, incluso los que no disponían de medios económicos.

Nunca le cobró dinero a sus pacientes; por el contrario, a menudo distribuía dinero generosamente a los demás.

El Dr. Hamer fue despojado de todo. En lugar de recibir un reconocimiento digno y honrado, fue difamado, encarcelado, le fue retirado el permiso para ejercer, sufrió amenazas de muerte e intentos de asesinato.

No pudo encontrar justicia en este sistema que, desafiante, puso en tela de juicio. Si miramos atrás, vemos que nada de esto pudo destruir su  gran corazón y su amor a la humanidad. Al contrario, mantuvo hasta el final su carisma único. 
Sus deseos para sus pacientes se cumplirán -

 La Germanische Heilkunde®, el mayor descubrimiento en la historia de la humanidad, acabará con la oscuridad de la ignorancia, al igual que el crocus rompe en primavera la dura capa de nieve,  abriéndose camino hacia la luz.  

Traducido por grupo de trabajo español